Colágeno para la piel y arrugas en la cara

El colágeno en las arrugas funciona porque es parte principal del órgano que recubre el cuerpo. Tiene un papel imprescindible en la construcción de las células dérmicas, el cutis, rostro y toda la piel de las manos piernas, torso y organismo. Aunque también es parte de la estructura de los órganos y tejido conectivo en este artículo vamos a centrarnos en las propiedades del colágeno para la piel y cómo tomarlo en pastillas o utilizarlo en cremas e incluso con mesoterapia puede hacer que mantengas la cara más joven durante mucho más tiempo.

Cómo tomar colágeno para la piel
tomar colageno en polvoHay diferentes métodos pero el más común y fácil es comprar pastillas de colágeno o utilizar los envases de polvo y añadirlo a un vaso de agua una o dos veces al día. Esto es muy efectivo porque proporcionas al organismo todo lo necesario para aumentar la producción de colágeno natural en tu cuerpo.

Añadiendo proteínas extraídas de cartílago animal puedes conseguir todos los días la cantidad que el cuerpo necesita para combatir el envejecimiento. Todas las personas nos vemos sometidas a esto, pero algunas lo retrasan mejorando las células dérmicas y la elasticidad de la piel con suplementos. Así es mucho más sencillo evitar arrugas y flacidez en la cara. Además, mientras que cuidas tu belleza mejoras huesos y articulaciones. Porque no hay que olvidar que es parte de estas estructuras aunque aquí nos estemos centrando en los beneficios del colágeno para la piel.

Cremas con colágeno
Además de consumirlo mediante suplementos alimenticios el colágeno en crema es quizás una de las formas más utilizadas y conocidas. Hay un montón de cosméticos que llevan esta molécula como ingrediente principal y tienen efectos muy buenos. Suelen ser algo caros pero tienen resultados localizados prometedores.

Cuando notas la aparición de algunas arrugas en la cara puedes aplicar una pequeña cantidad de crema con colágeno mediante un suave masaje. Así evitas que aumenten su profundidad y cuando son pequeñas, poco profundas, es posible lograr eliminarlas por completo. Si te interesa puedes ver las mejores cremas con colágeno para hacerte una idea de lo que hablamos.

Mesoterapia para la piel
También existe la opción de tratamientos más profundos para cuidar la dermis y epidermis. Mediante la infiltración de compuestos con colágeno la mesoterapia facial ofrece una mejora de la piel considerable. Actúa justo en los tejidos celulares añadiendo proteínas sintéticas directamente en la zona que las necesitas. Así hay un retroceso de la flacidez facial y un rejuvenecimiento del cutis. Es utilizado tanto en el tratamiento de mesoterapia tradicional como en la virtual.

Las ventajas que tienen los tratamientos con inyectables de colágeno es que se saltan las fases de activación y relanzamiento del cuerpo humano. Los resultados son muy rápidos y comparados con tomar cápsulas o comprimidos los efectos son muy más fuertes. Mediante la infiltración de colágeno sintético para la piel hay una aceleración de los procesos normales del cuerpo humano.

Diferencias entre las inyecciones de colágeno y las pastillas
La inyección de colágeno tiene una acción localizada y mejora la zona donde se infiltra el colágeno líquido. Las áreas colindantes tienen también una mejora y puede notarse efectos muy buenos. Los beneficios son rejuvenecimiento, mejora de la textura y en general una calidad de piel mayor. Pero está localizado a una zona específica como puede ser el rostro.

En cambio, las pastillas de colágeno para la piel tienen propiedades generales. Alcanzan todo el organismo y mejorar toda la extensión. Sus efectos n están localizados en un área en concreto sino que aportan beneficios al cutis, a las manos, piel del estómago, cuello, pecho, escote, etc. Todo el organismo es beneficiado por las propiedades de tomar colágeno para la piel.

Sintético: es el opuesto al natural. Se procesa en laboratorios y se sintetiza a partir de productos químicos. Las propiedades y beneficios son diferentes a los del colágeno natural. Puede producir alergia.

Marino: es natural y procede de fuentes como las escamas de pescado, partes cartilaginosas y tejidos con mucho contenido cartilaginoso.

Porcino: la diferencia con el colágeno marino es que su origen es el cerdo. En lugar de utilizar animales marinos la extracción es de las articulaciones y cartílagos de cerdos y reses.

Hidrolizado: sometido a la hidrólisis y diferentes procesos para miniaturizar moléculas, estas llegan a reducirse mucho. El proceso se lleva a cabo para darle una composición y consistencia perfecta para almacenar y conservar productos dedicados a la alimentación humana. Puedes encontrarlo prensado en comprimidos o en polvo. Un ejemplo de este tipo es que conozcas las propiedades del colágeno marino hidrolizado.

Liofilizado: tiene la diferencia con el hidrolizado que son utilizadas temperaturas bajo cero para su creación. En lugar del agua de la hidrólisis funciona con frío para procesar las proteínas. La desventaja es que pierde parte de sus propiedades en el proceso.

Soluble: directamente de productos naturales. Puedes llamarle también colágeno natural ya que tiene una manipulación mínima, justo la necesaria para poder extraerlo pero sin alterar sus cualidades fundamentales. Es muy importante no romper la cadena de temperatura y conservarlo siempre en un margen entre 10 y 23 grados centígrados.

Gracias a los avances puedes comprar cosméticos y productos con colágeno diferente. Unos son utilizados en cremas y geles y otros en complementos para la alimentación. En cualquier caso, es bueno que conozcas las diferencias de los diferentes tipos disponibles en las tiendas y centros de belleza.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*